¿La domótica (o automatización) en la casa del siglo 21 es una necesidad? ¿o es una moda?
febrero 18, 2020
El pozo canadiense, una alternativa sostenible para la regulación de la temperatura en el hogar
febrero 24, 2020
Show all

El significado profundo de «La Casa», «Nuestra Casa».

En ARKIHAUS estamos permanentemente enfocados en profundizar sobre el significado de la construcción de una vivienda para nuestros clientes. ¿La razón?: Si nosotros entendemos de manera permanente la dimensión y la profundidad de lo que significa «La Casa», «El Hogar», entonces podremos siempre ir satisfaciendo las necesidades de nuestros clientes, proponiendo productos que cumplan las expectativas conscientes e inconscientes en relación al hecho de materializar una vivienda.

En ARKIHAUS no consideramos la vivienda como un objeto aislado, separado del ser humano, habitador de este espacio; al contrario, nos sensibilizarnos ante un espacio que es esencialmente parte del ser humano. Nos referimos a un espacio que forma parte de un lugar, un tiempo, una cultura con su forma de vida, sus actividades, sus necesidades y sus sueños. Como arquitectos y constructores creemos que la comprensión y estudio de estos significados potencian el valor de la casa, erradicando la pauta rectora de vivienda actual que se refiere al aspecto económico y no al aspecto humano. Esto renueva nuestro compromiso permanente en lo que se refiere a «La Casa», adquiriendo permanentemente conocimientos sobre este objeto arquitectónico, esencialmente destinado al ser humano y generado a partir de significados que deben tomarse en cuenta en nuestra actividad como arquitectos y constructores.

No es posible lograr una arquitectura responsable sin sensibilizarse ante los significados profundos de «La Casa».

Según Lamure, la tendencia a asegurarse un territorio es una de las cualidades animales más antiguas del mundo y por su parte, en ese mismo sentido, Otto Koenig afirma que la necesidad de posesión y autonomía está genéticamente anclada en el hombre (Lamure, 1980: 66). Por otra parte, históricamente es innegable que el hombre desde que adquiere una mínima capacidad organizativa tiene una tendencia natural ha procurase a sí mismo su vivienda (Bazant, 1981: 69).

La vivienda tiene un significado psicológico profundo más allá del puramente instrumental de cobijo y lugar donde se desempeñan las conductas domésticas. A través de la vivienda tiene lugar la satisfacción de numerosas aspiraciones, motivaciones y valores personales. La vivienda y su contenido se manifiesta como una expresión física profunda del alma de los habitantes.

Entre identidad y vivienda –como territorio físico concreto– hay una relación directa. En resumen, el habitante que construye su propio territorio doméstico proyecta ahí su identidad, su manera particular de ser en el mundo y ese fenómeno humano es esencialmente lo que nos interesa en ARKIHAUS.

La casa, como espacio arquitectónico, y su relación con el ser humano produce una simbiosis misteriosa. La casa penetra los caminos de la imaginación aglutinando costumbres, colores, preferencias, modos de habitar, sueños, creencias, tabús, en fin, saberes básicos que sumados a la acción de habitar logran esa mágica espacialidad poética.

«El Hogar» es un arte creado o producido por el espíritu humano que produce ese contacto íntimo entre el objeto (casa) y el ser humano que la habita.

La obra y pensamiento de Luis Barragán tiene una profunda expresión poética de este fenómeno por las imágenes que devela. Su arquitectura, afirma Barragán, “es (…) arquitectura emocional. Es muy importante para la humanidad que la arquitectura conmueva por su belleza. Si… hay muchas soluciones técnicas igualmente válidas para un problema: la que ofrece al usuario un mensaje de belleza y emoción; esa es arquitectura”. Barragán emplea, al referirse a sus obras, una serie de palabras dignas de un poeta: “Una palabra importante en la vida humana es magia y otra más aún: sorpresa (…) serenidad. Toda arquitectura que no la exprese, no cumple con su misión espiritual (…) los arquitectos tenemos la necesidad y la obligación de crear ambientes serenos. Pareciera que la serenidad, la soledad y el silencio fueran palabras hermanadas (…) La gran arquitectura expresa alegría silenciosa y serena”. Todos estos atributos marcan los “estados del alma”, y que se deben producir al habitar o al “vivir” una casa.

Casa Liraldi – Luis Barragán

«Es muy importante para la humanidad que la arquitectura conmueva por su belleza. Si, hay muchas soluciones técnicas igualmente válidas para un problema: la que ofrece al usuario un mensaje de belleza y emoción; esa es arquitectura”. Luis Barragán

Fachada Modelo Innova de ARKIHAUS

La importancia profunda de llegar a adquirir una casa para nuestros clientes marca un compromiso en el equipo de ARKIHAUS para la producción de viviendas basadas en estas necesidades, no siempre obvias, anteriormente expuestas en este artículo. Es así que nuestra labor es, ante todo, de intérpretes, de hilo conductor permitiendo que los significados profundos de adquirir una casa se expresen. De esta manera, promovemos una visión más humana de «La Casa» objeto con la finalidad de lograr diseños más acordes a la cultura, a los valores y al ser humano que la habita. Para nosotros en ARKIHAUS la arquitectura debe superar la simple utilidad y más bien debe despertar la emoción del alma que la habita.