Arquitectos, Maestros del espacio: Amancio Williams y su «Casa del Puente»
marzo 11, 2020
Créditos para la construcción de su casa ARKIHAUS
marzo 17, 2020
Show all

Las Tiny House, un movimiento que empieza a expandirse por todo el mundo

Como saben muchos de nuestros clientes, en ARKIHAUS no encontramos en fase de desarrollo de la «Tiny ARKIHAUS«, una línea de productos que tienen la misma propiedad de modularidad que nuestros modelos más grandes, pero en versión pequeña. Estas «Tiny ARKIHAUS» podrán ser utilizada como módulos complementarios de nuestros modelos más grandes, como casa de huéspedes, estudio, casa de mayordomo, casa de fiestas, etc, acoplada con nuestro módulo de acoplamiento o totalmente separada de la casa principal, lo que más de convenga al cliente. También podrán ser utilizadas como unidad de vivienda sin necesidad de la casa grande, como realmente es usado por el famoso movimiento habitacional de las Tiny House, a nivel mundial.

¿Qué es una Tiny House?

En un tiempo en el que muchos sueñan con enormes mansiones con piscina y amplios jardines, en las que acumular numerosos bienes materiales, surgió hace unas décadas un movimiento que aboga por la sencillez y la calidad de vida, a través de casas pequeñas en las que vivir, aunque con todas las comodidades de la vida moderna.

Más económicas que cualquier otro tipo de vivienda en propiedad, y con unos diseños cada vez más bonitos y vanguardistas, las minicasas constituyen el epicentro de un movimiento que empieza a expandirse por el mundo.

El movimiento Tiny House o Pequeñas Casas surgió a finales de la década de los noventa del siglo XX, en Estados Unidos, a raíz de la publicación del libro The Not So Big House de la arquitecta Sarah Susanka, quien explica las ventajas de este modo de vida en el que se reside en las minicasas.

Por aquellos años, en Japón también comenzó a surgir la idea de estas viviendas de pequeño tamaño adaptadas al entorno y con precios más económicos, aunque también las hay diseñadas a todo lujo. Se las llamó microcasas (kyosho jutaku).

El fotógrafo japonés Kyoichi Tsuzuki conoce muy bien los espacios minúsculos. Hace unos años recorrió multitud de ellos, fotografiándolos con sus habitantes, auténticos apasionados por la moda. Se encontraba inmerso en un estudio sobre Tokio, una ciudad donde el metro cuadrado en algunos casos sobrepasa los 20.000 euros, que concluyó en la edición de un libro llamado Tokyo Style. La superficie de muchos de los lugares que captó el objetivo de Tsuzuki no llegaba a los 18 metros cuadrados, trasladándonos una impresión de gentes que preferían gastar en su pasión, en este caso la moda, más que en su vivienda, generalmente de alquiler.

El movimiento Tiny House se caracteriza por una filosofía basada en la sencillez y en el respeto al medio ambiente, con la finalidad de minimizar los recursos y contaminar lo menos posible, ya que las viviendas están construidas con materiales ecológicos y ocupan muy poco espacio.

De igual modo, sus seguidores consideran que simplificar el lugar en el que uno vive, agranda y enriquece la vida, ya que se gestiona mejor el espacio, se tiene más libertad, no se acumulan cosas innecesarias y se fomenta un ahorro que posibilita disfrutar de otras experiencias vitales.

Tamaño

En los años setenta del siglo XX, el tamaño de las casas estadounidenses rondaba los 165 metros cuadrados, y en el año 2007 ya alcanzaba los 230 metros cuadrados, con el incremento de precio y de costes de mantenimiento que supone cualquiera de esas viviendas.

Por el contrario, el tamaño de las minicasas oscila entre los 16 y los 50 metros cuadrados, y su estética, aprovechando un diseño vertical, aprovechando al máximo el espacio, es de lo más diversa según los gustos de cada cual. Como resultado, es posible encontrar desde aquellas que lucen un aspecto colonial y algunas que asemejan tradicionales casitas de campiña inglesa, hasta cabañas y otras de estética más vanguardista. Además de ello, muchas se construyen sobre ruedas, por lo que pueden trasladarse a cualquier sitio al ser remolcadas con un vehículo.

La inversión en materiales resulta a la larga rentable y se encamina por la vía de lo sostenible. «Cada vez se da una demanda más creciente por estas casas, por aquello de que la gente muestra mayor interés por consumir menos energía y contaminar menos», señala Daniel Corbí, del estudio de arquitectura Iniciativa Sostenible. Diseño y Construcción Bioclimática. Si, «prima más ahorrar dinero que salvar el mundo», este arquitecto explica que este tipo de construcciones que cumplen la ley «no son casetas, cobertizos o infraviviendas, sino una arquitectura que permite calentar la casa en climas fríos y no utilizar aire acondicionado en climas calientes». Cuanto más pequeño sea un espacio, menos energía se necesitará para sentir en él la temperatura ideal. Aparte de vivir en contacto con la naturaleza, estas casas ayudarían a repoblar lugares.

Alcance a nivel mundial

Este movimiento estadounidense ha ido extendiéndose por todo el mundo y se está difundiendo ampliamente en Europa. Entre otros muchos ejemplos, en Alemania se encuentran proyectos como la Casa Micro Compacta (Micro Compact Home) del arquitecto Richard Horton y la Universidad de Múnich, donde se ha hecho una pequeña villa para estudiantes con cinco minicasas.

En Austria, Peter Jungman diseñó y construyó el Ufogel, una microcasa de 45 metros cuadrados que funciona como hotel en el Tirol. Y en Ámsterdam, el estudio Fiction Factory fabrica la Wikkelhouse , una microcasa modular de cinco metros cuadrados, construida con fibra de cartón virgen escandinavo y paneles y listones de madera.

En latino-américa están menos difundidas pero ya comienzas varios fabricantes a ofrecer sus productos como una solución habitacional.

Cada vez son más los que empiezan a descubrir en las microcasas la forma más económica de construir una vivienda, prefiriendo vivir conectados con la naturaleza que atados a un crédito hipotecario de por vida.

Estas casas contribuyen a crear una conciencia a la hora de rodearse de objetos, ya que se adquiere sólo lo necesario huyendo de la sociedad del acumulamiento y haciendo propio el dicho de «no es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita». Porque en las tiny houses se vive más ligero y, en suma, mejor, cuanto menos se posee.

Esperamos pronto estar saliendo con nuestra línea de productos «Tiny ARKIHAUS» y ser parte de este movimiento arquitectónico que esta revolucionando el mundo de la construcción.