Presentaciones de los productos ARKIHAUS por Video Conferencia.
marzo 17, 2020
El futuro de las ciudades y la densidad urbana, después de la pandemia.
marzo 24, 2020
Show all

Un hospital de 34.000 mt2 en 10 días. ¿Cómo lo lograron?

El equipo de ARKIHAUS, como toda la población mundial, aprendiendo de esta nueva situación y siempre con la necesidad de ver el lado positivo a los retos que estamos afrontando. Hemos visto con admiración y haciendo análisis de los métodos constructivos que se emplearon para construir un hospital de 34.000 mt2 en 10 días. A continuación analizamos este interesante caso constructivo que desafía lo impensable.

El nuevo hospital comenzó a recibir pacientes el lunes 3 de febrero. La técnica de construcción utilizada fue el origen de la arquitectura moderna, pero aquí «no compensa» ahorrar en costes. El tiempo fue una variable vital a vencer. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que en Wuhan se ha desarrollado una hazaña de diseño e ingeniería en el epicentro del brote: un hospital de 34.000 mt2 construido en solo 10 días.

El hospital Huoshenshan de 366.000 pies cuadrados (34.000 metros cuadrados) de dos pisos comenzó a aceptar a sus primeros pacientes el lunes, poco más de una semana después de que comenzó el trabajo de nivelación de tierras. Se espera que un segundo, el Hospital Leishenshan, abra pronto, y se espera que las dos instalaciones tengan capacidad para 1.000 y 1.500 camas respectivamente.

La escala y la velocidad de la construcción han sido posibles gracias a unidades prefabricadas y miles de trabajadores que operan durante 24 horas al día. Sin embargo, cuando se trata de diseño, los hospitales tuvieron que comenzar desde cero, según una fuente de la compañía involucrada en el diseño arquitectónico de la primera instalación.

Los medios estatales chinos informaron que los edificios fueron modelados en el Hospital Xiaotangshan de Beijing, en solo siete días, durante el brote de SARS de 2003. Pero el diseño original no podía copiarse de la misma manera.

De acuerdo con la agencia de noticias china Xinhua, «las autoridades dedicaron cinco horas al plan de diseño y crearon un proyecto de diseño adaptado en 24 horas» para idear el Hospital de Huoshenshan.  Además,  fueron tres las compañías encargadas de  construir la Montaña del Dios del Fuego, como llamaron al centro médico, bajo «la Tercera Compañía de Construcción Ltd. del Tercer Buró de Ingeniería de Construcción de China». 

Asimismo, la agencia informó que miles de trabajadores que  laboraban  contrarreloj operaron más de 800 equipos de construcción de manera simultánea.

“Rediseñamos todo el asunto, no pudimos usar (el plano para Xiaotangshan) directamente”, dijo por teléfono una fuente desde el sitio de construcción en Wuhan, y agregó que “el terreno y las condiciones de diseño son todas diferentes”.

El gobierno de Wuhan ha publicado información sobre lo que afirman son una serie de características de diseño del Hospital Huoshenshan, como el uso de presión de aire negativa para garantizar que el aire ventilado fluya hacia adentro de salas aisladas, pero no salga.

En la actualidad, la efectividad de los nuevos hospitales sigue sin probarse en gran medida, y algunos observadores han planteado preguntas sobre su funcionalidad y seguridad en general.

Entonces, ¿cómo se hace para crear, en cuestión de días, un hospital de campaña a gran escala que, en teoría, puede evitar que el virus se propague más allá y dentro de sus paredes?

Sistemas aislados

El médico de medicina de emergencias Dr. Solomon Kuah ayudó al Comité Internacional de Rescate a coordinar la construcción de hospitales de emergencia durante un brote de ébola en África Occidental en 2014. Aunque los recursos disponibles para él en ese momento significaron que los hospitales de campo de 100 a 200 camas en el África rural tardarían un mes o más en construirse, muchos de los principios de diseño subyacentes para construir hospitales improvisados son muy similares.

Quizás el más importante entre ellos es la “cohorte” o zonificación de pacientes, agrupando a las personas según el nivel de riesgo que plantean, dijo Kuah, que había estado observando la construcción del Hospital Huoshenshan a través de una transmisión oficial en vivo.

“Es posible que tenga un ala donde las personas necesitan confirmar si tienen (el virus) y otra donde todos han dado positivo”, dijo. “Entonces, dentro de la instalación, las personas se ‘agrupan’ en función de cuán sospechosas sean. Luego, puede sub-cohortar, por ejemplo, a mujeres embarazadas o personas que esperan los resultados de las pruebas, o aquellos que esperan que termine (un período de cuarentena)”.

Las fotos aéreas de la instalación, tomadas durante la construcción, muestran largas salas rectangulares que se extienden desde un eje central y, por lo demás, completamente separadas una de la otra. Un segundo grupo más pequeño de estructuras parece estar completamente desconectado de la mayor parte del hospital.

Este diseño podría reflejar que las alas de diferentes niveles de contagio, por ejemplo, se están aislando entre sí para evitar la infección cruzada. Idealmente, también se dividirían de las áreas centrales por instalaciones de desinfección, dijo Kuah, especialmente si los médicos trabajan en diferentes grupos de pacientes.

Estas zonas de desinfección también se pueden usar para separar las salas del centro de comando operativo, desde el cual el personal médico probablemente coordinará la atención. Quizás en contra de la intuición, este tipo de centro operativo probablemente no estaría en el centro del edificio, dijo Kuah.

En el equipo de ARKIHAUS creemos en la arquitectura y construcción como oficio para transformar vidas de forma positiva y en este desafío colectivo que enfrenta la humanidad nos reconforta cómo este oficio puede hacer aportes claves para ser parte de la solución.